Medidas de prevención del consumo de drogas y daños asociados en contextos de ocio

Publicado el 27 de diciembre de 2023 en Artículos Científicos

El informe que os traemos hoy se publicó hace menos de dos semanas de la mano del Plan Nacional Sobre Drogas. En el se ofrece una visión renovada y actualizada sobre las estrategias preventivas contra el consumo de drogas en ámbitos recreativos. Este estudio profundiza en la efectividad de diversas iniciativas orientadas a minimizar el uso de sustancias como el alcohol, el tabaco y drogas ilícitas en entornos de ocio.

El concepto de ocio abarca un amplio espectro de actividades, cuyo significado y valor varían de forma subjetiva. Definido como el tiempo de descanso y diversión apartado del trabajo, el ocio nocturno se vincula con el desarrollo personal y la satisfacción de necesidades tanto individuales como colectivas. Proporciona un espacio sin compromisos y sin límites, contribuyendo al bienestar socio-emocional y a la formación de comunidades. Sin embargo, junto con estas oportunidades de crecimiento personal, existen riesgos, siendo el consumo de drogas uno de los más significativos. Así, el ocio representa tanto un espacio de riesgo como de protección.

La prevención en estos contextos abarca un amplio abanico de medidas. Estas buscan prevenir o retrasar el inicio del consumo, reducir el uso recreativo y ocasional, y mitigar los riesgos y daños asociados al consumo. Estas medidas se implementan en tres fases clave:

Antes del consumo: Se implementan medidas preventivas antes de los períodos de mayor riesgo de consumo, especialmente en el contexto del ocio nocturno. Estos programas capacitan a profesionales del ocio y la hostelería para adoptar prácticas responsables en relación con el consumo de alcohol y drogas, y para manejar los posibles daños y conflictos resultantes.

Durante el consumo: La prevalencia del consumo aumenta durante las noches de fin de semana, festivales y celebraciones locales. Las estrategias de prevención durante estos momentos se basan en competir con la cultura del consumo. Esto se hace a través de actividades que ocupan el tiempo libre de maneras saludables y libres de drogas, o mediante estrategias que enfatizan la percepción del riesgo, buscando así reducir el consumo. Un ejemplo es el Programa de Ocio Alternativo (POA), que ofrece actividades que rivalizan con la cultura del consumo.

Después del consumo: Algunas medidas se centran en reducir el daño después de los períodos de consumo. Los entornos de ocio nocturno son ideales para desarrollar estrategias de prevención y reducción de daños. Otras medidas se enfocan en la seguridad vial, para minimizar los riesgos asociados al consumo de drogas en el tráfico.

En resumen, el informe destaca la importancia de un enfoque multidimensional en la prevención del consumo de drogas, abarcando las distintas etapas del ocio y adaptándose a las necesidades específicas de cada contexto.

Bibliografía y documentos de interés