Estudio de clasificación de daños según la droga en Nueva Zelanda

Publicado el 3 de julio de 2023 en GéneroArtículos CientíficosInformación GeneralReducción de Riesgos y Daños

La semana pasada se publicó un estudio que trataba de evaluar y clasificar los daños causados por el uso de drogas en Aotearoa (Nueva Zelanda). Para ello, se realizaron dos talleres en los que participaron paneles de expertos para clasificar los daños tanto para la población en general como para los jóvenes de 12 a 17 años.

En el taller destinado a la población en general, se evaluaron 23 drogas según 17 criterios de daño, que veremos más adelante. Los resultados obtenidos indicaron que el alcohol, la metanfetamina y los cannabinoides sintéticos fueron las drogas más perjudiciales tanto para la población en general como para los jóvenes. En cuánto a la población general, llama la atención que el alcohol fue identificado como la droga más perjudicial cuando se consideraron por separado los daños causados tanto a los consumidores como a otras personas.

El estudio utilizó criterios específicos para definir el daño asociado a cada droga. Algunos de estos criterios incluyeron la mortalidad específica por drogas, que se refiere a la letalidad intrínseca de la droga; la mortalidad relacionada con las drogas, que abarca el acortamiento de la vida debido al consumo de drogas; y el daño específico del fármaco, que se refiere a los impactos físicos en la salud causados por una droga en particular.

Otros criterios considerados fueron los daños relacionados con las drogas, que abarcaban consecuencias físicas como actividades sexuales no deseadas, autolesiones y enfermedades transmitidas por la sangre; la dependencia, que evalúa la propensión a seguir consumiendo una droga a pesar de las consecuencias negativas; y el deterioro específico y relacionado con las drogas en el funcionamiento mental, que incluye trastornos psicóticos y trastornos del estado de ánimo inducidos por el consumo de drogas.

Además de estos criterios, se consideraron aspectos como la pérdida de tangibles (ingresos, vivienda, empleo), la pérdida de relaciones familiares y sociales, el daño no físico o espiritual, los daños causados a otros por el consumo de drogas, las lesiones y el crimen asociados, las contingencias familiares y el impacto intergeneracional. El estudio también evaluó el daño a la comunidad, incluyendo la disminución de la cohesión social, la productividad y el bienestar, así como el daño ambiental y los costos económicos asociados al consumo de drogas.

En resumen, este estudio proporciona una comprensión detallada del alcance y la naturaleza de los daños derivados del uso de drogas para un mejor diseño de las estrategias de reducción de daños.

Bibliografía y documentos de interés