Dejar de fumar antes de los 35 iguala el riesgo de muerte con los no fumadores

Publicado el 11 de noviembre de 2022 en Género y drogasAdicciones ComportamentalesAdicciones con SustanciasArtículos CientíficosNoticiasPerspectiva de GéneroPrevención

Fuente original: elpais.com

Un nuevo estudio muestra que los daños del tabaquismo se pueden reparar y que el efecto es mayor cuanto antes se deja el hábito.

Mientras aprendemos, los humanos cometemos muchos errores. Durante un tiempo, como en casi todos los inicios, esos errores son más fáciles de reparar y con la salud sucede lo mismo. Los malos hábitos, al menos en el principio de la vida, pueden revertirse, reduciendo los daños a largo plazo hasta dejarlos en los propios de una persona envejecida tras una existencia saludable.

Esta es la conclusión de muchos estudios que han tratado de calcular el momento en que dejar de fumar puede igualar, a largo plazo, el riesgo para la salud de alguien que fumó de joven y el de alguien que no ha fumado nunca. En el último de estos trabajos, en el que se recogió información de más de medio millón de personas en EE UU y se ha publicado en Jama Network Open, se ha calculado que las personas que dejan de fumar antes de los 35 tienen, a largo plazo, un riesgo de mortalidad similar al de las personas que no han fumado nunca. A partir de ahí, aunque siempre se obtienen beneficios de abandonar el tabaco, los ex fumadores ya tienen desventajas frente a los que nunca fumaron. Según explican los autores, dejar de fumar antes de los 45 está asociado con reducciones de alrededor del 90% del exceso de riesgo de mortalidad comparado con los que siguen fumando y de un 66% cuando se consigue dejar de fumar antes de los 64.

Bibliografía y documentos de interés