Cómo acompañar la violencia de género y las adicciones

Publicado el 7 de noviembre de 2023 en GéneroAdicciones con SustanciasFamiliasPerspectiva de GéneroPrevención

Cómo acompañar a las personas que sufren violencia de género y adicciones

Es posible que conozcas o convivas con mujeres que sufren violencia de género y adicciones. Quieres ayudar, pero no sabes cómo hacerlo. Te damos unas pautas para acompañar el proceso.

EL AMOR NUNCA ES SINÓNIMO DE SUFRIMIENTO

Crear espacios de encuentro y cuidados: Decirle que lo que está viviendo es muy frecuente, que es injusto y que ella no ha hecho nada para merecerlo.

Confianza y autoestima: Desculpabilizar a la mujer. Muchas veces, las mujeres que consumen sustancias o con enfermedad mental se autoculpabilizan por la violencia sufrida, que creen justificada a causa de la sintomatología que genera la enfermedad y el consumo. Devolverle que no es justo lo que está viviendo o lo que vivió en el pasado. Que puede tener consumo o una enfermedad mental, pero que eso no justifica en ningún caso que se le grite, se le insulte, se le empuje, infravalore, humille, etc. Situar la violencia vivida en el contexto de una sociedad con desigualdades de género que construye relaciones de dominio y de sumisión.

Hablar con ella y ayudarle a abrirse. Es posible que haya que intentarlo varias veces antes de que se atreva a contar lo que sucede. Intenta ser directa y empezar por decir algo como: “Estoy preocupado o preocupada por ti” o “Estoy preocupado o preocupada por tu seguridad”. Acompañar desde el respeto y la positividad. Hay que intentar ser un referente positivo. Así, cuando decida abandonar la relación o buscar un espacio de reflexión o lugar seguro, sabrá que puede acudir a ti sin dudarlo.

Acuerdos: Buscar espacios dónde quedar y verla a solas. Crear señas o códigos secretos por si necesita ayuda.

Comunicación: Relacionar su sentimiento de poca valía con el discurso del maltratador. Relacionar sus contradicciones con el ciclo de la violencia. Centrarse en mostrar apoyo y en hacerle sentir confianza en sí misma. En este sentido, es importante reconocer sus fortalezas y recordarle que está soportando una situación difícil y estresante.

Límites: Ayudar a identificar la situación y mostrar como poner límites es sano para la salud mental. Una mujer maltratada puede estar aislada y no tener apoyo significativo. Hay que ayudarle a mantener sus contactos con el exterior. Así se consigue que su autoestima aumente, o al menos no decaiga.

Identificar relaciones tóxicas, violentas y sanas. Hablar, identificar y trabajar con ella un relato que le permita encontrar coherencia a lo que está viviendo.

Ayuda: Decirle que no tiene por qué denunciar. Que tiene derecho a recibir ayuda y que se le va ayudar a salir de su situación respetando sus decisiones y su ritmo. No presionarla. No juzgar. Es importante escuchar su historia y tratar de transmitir que el abuso del que es víctima no es su culpa y que en ti tiene un apoyo incondicional.

Informar donde puede acudir para solicitar ayuda: Si ella aún no ha hablado con nadie más, procurar animarle a buscar ayuda en las asociaciones o servicios dispuestos para estos casos. Teléfono 012.  Espacios de Igualdad, CAD (Centro de Atención a las Adicciones). Como persona allegada puedes acudir a recursos de información o consulta para que puedas, a su vez, ser apoyada en ese acompañamiento. Teléfono 016.

Denuncia: Creer siempre el relato de la mujer. No ponerlo en duda ni emitir juicios.

Sé paciente, puede que tarde en reconocer que es víctima de malos tratos, y aún más en tomar decisiones definitivas. Reconocer el problema es un primer paso importante.


Si sabéis que vuestra hija está dentro de una relación en la que sufre Violencia de Género:

  • Buscad ayuda. Teléfono 016.
  • Arropar y acompañar. Transmitidle que estáis a su lado y que sabéis que no es culpa suya lo que está viviendo pero es importante que corte cuanto antes esa relación por su bienestar y seguridad.
  • No insistir, si orientar.
  • Denunciar: Si el agresor tiene 14 años o más, tiene edad penal y podéis denunciarle porque tendrá que responder de sus actos ante la justiciaAdemás, si vuestra hija acude en alguna ocasión con marcas de haber sido agredida, acompañadle a un centro de salud donde le hagan un parte de lesiones con el que denunciar en la comisaría más cercana.
  • Si el agresor tiene menos de 14 años podéis acudir a la GRUME de Madrid (Grupo de Menores de la Brigada Provincial de Policía Judicial). Es importante guardar todas las pruebas, videos, mensajes, audios, testigos. Podéis preguntar en el programa de atención a adolescentes víctimas de violencia de género NO TE CORTES de la Comunidad de Madrid.
  • Cuando una mujer no es capaz de salir de una relación de pareja que la está haciendo sufrir, EXISTEN RECURSOS ESPECÍFICOS que están gestionados por profesionales que pueden ayudarle a hacerlo.


Bibliografía y documentos de interés